Publicado el

La transformación digital de las asociaciones a través de los sentimientos

Cuando hablamos de transformación digital de las asociaciones solemos centrarnos en aspectos tecnológicos y dejamos de lado una parte importante, los sentimientos de los trabajadores que surgen ante los cambios que se llevan a cabo.

Hace unas semanas asistimos al Congreso Atlántico de Marketing Digital celebrado en Pontevedra, Galicia.

Allí tuvimos la oportunidad de poder aprender de grandes profesionales del mundo digital.

De todas las ponencias a las que asistimos hubo una que nos llamó especialmente la atención, “El negocio emocional: La transformación digital vista a través de los sentimientos” por Juan Duce.

Esto mismo que suele ocurrir en las empresas puede extrapolarse al ámbito de las asociaciones sin ánimo de lucro donde no solo se deben tener en cuenta los sentimientos de los trabajadores sino también de los colaboradores y voluntarios.

Todos son una parte importante de la entidad y, como comentamos en un post anterior “Cómo incorporar las nuevas tecnologías a tu asociación sin ánimo de lucro”,  deben ser implicados en el proceso de digitalización para que este tenga éxito.

Además, es de destacar que cuando una persona trabaja o colabora con una asociación no suele hacerlo por dinero, sino porque cree en su causa y siente una profunda satisfacción personal trabajando para la comunidad.

De ahí que,  en las asociaciones tenga una mayor relevancia cómo se sienten las personas implicadas.

Según Juan Duce estos son los sentimientos y emociones que se deben gestionar  y tener en cuenta ante un proceso de trasformación digital:

El miedo y la tristeza

Felicidad y gratitud

Euforia e impaciencia

Cómo afrontar entonces la transformación digital desde los sentimientos

Lo que tu entidad necesita es una estrategia social en la que se incluyan las siguientes acciones:

Trabaja tu propósito. Haz que tus trabajadores, colaboradores y voluntarios se sientan todavía más orgullosos de pertenecer a tu equipo porque estáis haciendo algo increíble.

Como comentamos al principio de este post, la mayor parte de las personas que forman parte del equipo de una asociación lo hacen desinteresadamente y porque creen en el fin social que lleva a cabo. Hay que aprovechar este punto fuerte y explotarlo.

Haz equipo. Rodéate de personas que te digan lo que hay que hacer. Es decir, rodéate de personas con iniciativa y mantén la mente abierta para dejar que ellos expresen sus ideas y las lleven a cabo.

Protege a los innovadores. Piensan diferente. Van más allá. Se mueven rápido. Quieren hacer cosas grandes y no se conforman.

Deja que exploten sus conocimientos y su talento.

Limita la tiranía de los procesos. Los cambios tecnológicos requieren de un entorno flexible en el que los trabajadores puedan gestionar su tiempo y su trabajo adaptándose a las nuevas circunstancias.

Re-Enfoca. La cultura de las entidades debe enfocarse al cambio constante y a la adaptación de un entorno tecnológico en evolución continua.

Recuerda: «Es muy frecuente confundir los sentimientos con las emociones ya que son inseparables, pero no son lo mismo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *