ventajas y desventajas de crear una asociación sin fines de lucro
Publicado el

Ventajas y Desventajas de crear una Asociación

¿Conoces las ventajas y desventajas que implica la creación de una asociación?

Si estás considerando crear una entidad sin ánimo de lucro antes debes asegurarte de conocer todas las implicaciones que ello conlleva.

Algo como crear una asociación que parece tan fácil puede terminar convirtiéndose en una carga pesada debido a las reglas y regulaciones a las que éstas se encuentran sujetas.

Ventajas de crear una entidad sin ánimo de lucro

La principal motivación que lleva a una persona a crear una asociación no lucrativa es la sensación de satisfacción que experimenta al llevar a cabo un fin social que beneficia a la comunidad que le rodea.

Sin embargo, existen otras ventajas que normalmente no se tienen en cuenta:

Perpetuidad. Una organización sin fines de lucro puede seguir existiendo aun cuando sus fundadores o administradores se desvinculen de ella y el fin social por el cual fue creada siga siendo relevante.

Escalabilidad. Si defines desde tus comienzos de forma clara la misión de la asociación  podrás formar un equipo y realizar diferentes acciones que te ayuden a tener un mayor impacto en la comunidad en la que tu asociación desempeña su fin.

Estructura corporativa formalizada. La existencia de unos estatutos en los que se recogen las reglas y normas por las que se guiará la asociación hace que la organización de la misma sea mucho más fácil.

Los miembros de la Junta Directiva  pueden aportar habilidades y experiencia muy valiosa, así como ampliar la red de contactos y colaboradores de la entidad.

Empleados altamente motivados. Si los trabajadores de la asociación comparten la misión que ésta persigue estarán más implicados y pondrán más empeño para lograr el fin social para el cual ha sido creada.

Desventajas de crear una asociación sin fines de lucro

Tiempo y dinero. Crear una organización sin fines de lucro supone invertir tiempo y dinero. Hay que tener en cuenta que, por norma general, cuando se constituye una asociación se hace de forma paralela al trabajo habitual y hay que dedicarle muchas horas del tiempo ocioso para que todo vaya bien. También será necesario invertir dinero en los comienzos ya que seguramente necesitarás ayuda de un consultor que asegure que todo se está ejecutando según la legalidad.

Mantenimiento continuo. No se puede crear una asociación y dejarla desatendida durante un tiempo. Se necesita una gestión diaria de la misma y eso implica que también se necesitan recursos, el más valioso de todos es el tiempo.

Dificultad de financiamiento. Dado que existe un gran número de entidades sin ánimo de lucro, acceder a fondos de donaciones o subvenciones es complicado. Además, en nuestro país, las empresas no incluyen en su cultura empresarial destinar una parte de sus fondos a colaborar con distintas asociaciones que mejoren el bienestar común, aunque es algo que está cambiando.

Empleados con exceso de trabajo. Generalmente las entidades cuentan con un presupuesto bajo y pocos empleados, por lo que éstos se ven obligados a desempeñar distintas funciones llegando en la mayor parte de las ocasiones a soportar una carga excesiva de tareas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *